Páginas vistas en total

miércoles, mayo 27, 2009

Mundo rural idílico (Rutina accesoria IV)


Mi vida transcurría en una casa rural, perdida en la montaña, pero no tan lejos como la del abuelo de Heidi.
Bajaba en bici a comprar al pueblo, con su ultramarinos de toda la vida. En la trasera de la bici llevaba una caja de fruta verde, que hace las veces del carro de la compra.
Cocinaba pasta en cantidades ingentes, porque el entrenamiento en altitud esconde sacrificios extras. En la televisión no existía TDT, ni el i-phone había superpoblado los bolsillos de los conciudadanos, pero sí, había cobertura de móvil con el que saciar mis ansias de vida social.
Debía usar el coche, pero no más de lo necesario; bajaba a la explotación de Pedro Antonio, a ver como iban sus animales. El cerdo parece que está preparado para la matanza. me dá un poco de pena, pero ha vivido bien, al aire libre, y comer y fornicar como rutina diaria, no está tan mal. El jamón promete.
Llaman a la puerta después de comer; es Eustaquio, y su partida de mus diaria. El tapete alimenta otra hora.Los forasteros piden en el casino Bombay Zafir; la mirada del camarero basta para que cambien su opción. sin duda, no era la mejor. En el pueblo hay que aprender nuevas y peculiares formas de humor, si no quieres "Fagocitarte".
Hace frío, parece que va a nevar...ya se acercan los cafres: ataviados con sus esquís, pretenden que su vehículo llegue hasta el sarrio más alto. Humo, humo, tos, tos, tosferina. Contradicción: dejan su dinero y de ello vive el valle. Maldito parné.
La calma nocturna, oscuridad extrema, me hace estar tranquilo, los hábitos rutinarios me relajan y me equilibran. 50 abdominales no estarían mal, mejor mañana, todavía no me he adaptado a la altura.

"Adoptaré formas sencillas, como la Times New Roman;
quemaré todos los ejemplares de la Cosmopolitan..."

lunes, mayo 11, 2009

La penúltima bocanada

Las nubes cubren las turbias mentes los lunes, martes. Miércoles, el cielo se abre (sólo en mi interior), pero se abre. Tan sólo hay que repetir la histórica frase: "ya es miércoles". Y así pasa el tren que pasa, disparado al viernes.
Humo y alquitrán; nicotina y agua de rosas, Barón Dandy, Cacique, Serbia y risas. Miles, millones, trillones de risas estratosféricas, y sobre todo, sinceras. Risas que apagan descensos de equipos, decisiones de jefes, decepciones de amor(o sólo sexuales, que no es poco), y que se rebelan como el mejor antídoto al transcurrir de las horas, días...años.
De conversación, dialécticas filosofales en torno a cual es el mejor papel higiénico o que helado incita más al sexo oral(Calippo vs Pirulo) .
Siempre de fondo esa música que no cesa (como el mar) y que brama al son de Loquillo : "¡¡Cuando fuimos los mejores...!!".
Dénme pan y circo, denme de nuevo pan y circo y vuelvanmelo a dar, pero que "no se rompa la noche, por favor que no se rompa".
"-¿Cual ha sido tu mejor noche?
-Espero que esté por llegar"

Mitificaciones: Lance Armstrong


Porque volvió de entre los muertos para hacernos gozar ocho Tours como enanos de jardín en Kirstenbosch, porque tras dos años de "vacaciones" se le ocurrió volver; con 38 años, todo hecho y nada que ganar (y mucho que peder). Porque dice que lo hace por ayudar al cáncer (habiendo recaudado toneladas de millones), pero lo hace por el ansia de ganar otro y recuperar el ciclismo; porque no cobra un euro de salario (sí de patrocinadores, que tonto no es); porque se rompe la clavicula y, pese a todo, va al Giro; porque en cuanto puede, dá espectáculo; porque pienso que ha vuelto sin ese exagerado orgullo tejano que le hacía tan antipático; porque lleva 18 años al máximo nivel, y, si no, vean el vídeo.
Pero sobre todo...porque ama el ciclismo por encima de todas las cosas.

* Si diera positivo en algún control, retiraría de inmediato el Post. De momento, presunción de inocencia.
pd: Mirad el impresionante vídeo y escuchad al comentarista. Es para nostálgicos. 29 segundos para los anti-Armstrong, que también tienen su derecho a disfrutar.