Páginas vistas en total

domingo, octubre 03, 2010

Fariseismo, Doctor Honoris Causa


El gran teatro del mundo, ya saben , Calderón y todo eso. En eso pensaba Susana mientras le saludaban sus nuevos compañeros con una sonrisa la mar de fingida. Susana era la nueva interventora y nadie sabía de dónde carajo venía o, mejor dicho, qué padrino tenía.
Todos aparentaban ser felices con Susana, mientras, por dentro, alguno rumiaba odio; Lucho, en concreto, sólo se debía a la empresa: con antiguedad y prestigio era el que más depósitos realizaba para el Banco, y aspiraba el puesto de Susana.
-¿ de dónde habrá venido esta zorra? -rezongaba para sí mismo Lucho-.
Mientras tanto, Ildefonso se comenzaba a cansar sólo de pensar en cambiar sus hábitos de trabajo para poder ocultar a la nueva interventora que no hacía nada. Hasta entonces, los solitarios y buscaminas, junto con forofetiche.es eran sus mejores ocupaciones.

Susana convocó a todos a una reunión en la Sala de Juntas y comenzó a hablar en tono dialogante y amistoso: quiero que seamos una gran familia, hacer cosas juntos, para reafirmar el espíritu de equipo de esta gran empresa, y bla, bla....

Todos permanecían con cara de atención por fuera, pero asqueados por dentro, hasta que Susana dijo:

-como primera actividad de unión, voy a comenzar a hacer el amor con Ildefonso y Lucho encima de esta mesa.

-¿ de verdad? -los ojos de los aludidos parecían salirse de sus cuencas-

-Claro que no. Ildefonso, tienes la carta de despido encima de mi mesa. y Lucho, tendrás que venir los sábados también y se te baja el complemento de productividad.


Moraleja: A veces las cosas son lo que parecen