Páginas vistas en total

miércoles, julio 30, 2008

Crónicas de un par de globerillos...c´est fini

Hemos terminado el viaje y ya estamos en nuestros respectivos hogares, recordando el anecdotario variado.
Dejamos en la tercera etapa Brujas, para ir a Amberes; como eran demasiados kms (110), cogimos un tren hasta St. Niklaus y continuamos en bici hasta el destino, a un ritmo excesivo del Rodator belga que me acompañaba. Chupé rueda, para no perder costumbre. En Amberes disfrutamos de nuestra merecida ración de spaguetti y cervezuza. La ciudad es chula, con un castillo, catedral... además de tener unos canales gigante o rías que, creo, acaba desembocando allí mismo en el mar. La casa del alojamiento era maravillosa, ecológica, enorme y nos ofrecieron un desayuno opulento, pero estaba muy lejos del centro y tuvimos que realizar unos kms de más.
Como por las tardes veíamos las ciudades, realizabamos realmente Duatlón: ciclismo y luego, a pié. Si contamos el agua de la ducha...triatlón. Chiste patentado por Rodator.

El siguiente día fué Amberes-Lovaina, pasando por Malinas. El trayecto era muy bonito, todo por canales con carriles sólo para bicis y ni un coche en la lejanía... ni en mis sueños; pero el cansancio se acumula y las barritas energéticas del Mercadona se acababan. Rodator saca fuerzas e empone el rimo destructor hasta que revienta. en ese momento diviso el cartel de Lovaina y realizo un ataque vil que me daría el triunfo de etapa. Tanto ataque en vano con alforjas llenas dieron un aviso serio y ni el enésimo kebab de cena, un helado, y otra cocacola consiguió aplacarlo. Lovaina es pequeñita, ciudad universitaria, pero tiene un edificio, el ayuntamiento, impresionante. De camino pasamos por Malinas, con una catedral muy chula, y un pavés infernal para el cuerpo, aunque me sentía como en la París-Roubaix. Sabeis que la cuestión es .emocionarse.
Mientras tanto, Carlos Sastre estaba ganando el Tour, y nosotros, implicitamente, rendíamos nuestro homenaje al ciclismo de sacrificio y pundonor.

Ya sólo quedaba Lovaina- Bruselas. Lo que en apariencia parecía una etapa de tansición ,por su corto recorrido, se convirtió en la etapa reina, porque las rutas para bicis iban por bosques y ríos y eran muchos más kms de lo que dibujaba la carretera para coches. Amén de que nos perdimos en un frondoso bosque...menos mal que entre un jinete a caballo y dos ciclistas lograron guiarnos hacia la meta: Bruselas. Ciudad que ya sé porque da nombre a la col. Menudos cols hors categorie que tiene. (chiste que me inventé en plena escalada (que ahora soy climber, ojo!). Ruego esbocen sonrisa, al menos).
Quedaba el último día para ver Bruselas y para hacer los últimos kms (tras coger un tren) desde Nivelles, un pueblecito al sur de Bruselas, hasta Charleroi, donde cogeríamos el avión hasta nuestros hogares.
Desgraciadamente, en este último trayecto perdimos la cámara de fotos digital, con gran dolor, por todas las fotos y, claro, por la cámara. Fué una auténtica putada, la verdad, pero siempre quedará en nuestras memorias, espero.
Ahota tan sólo queda la nostalgia y la preparación mental de nuevas ideas...

Pd: Millones de Thank you, Rodator, por querer compartir este viaje que debíamos hacer. Nuestras piernas así lo pedían. Era justo y necesario.

viernes, julio 25, 2008

Cronicas de un globero

Actualizo un momento desde Brujas en el final de la segunda etapa ciclista y tercera del viaje.
Los problemas han sido varios: se me rompi'o en el avi'on el cierre de la rueda (lo arregl'o el SR. Espejos con una maniobra de fuerza), los taxistas belgas no nos adoraban precisamente y no nos dejaron meter la caja gigante de la bici, por lo que tuvimos que recurrir a la imaginaci'on...
Por lo dem'as , los kms y las equivocaciones en las rutas (en forma de m'as kms) empiezan a pesar en nuestras piernas.
Los canales me encantan y las facilidades que dan en forma de carril bici y ciclistas por todas partes hacen que las jornadas sean animadas. Mucho calor , aunque parece que durar'a poco.
Pero no hay jornada dura que las cervezas, Aquarius y unas buenas risas no logren aplacar...por el momento.

Hasta ahora: Bruselas-Gante (1 etapa-70km); Gante-Brujas(2 etapa-60km).
Lo que hemos visto de las ciudades, Brujas , Gante y Bruselas nos gusta bastante, sobre todo Gante, que hab'ia un festival internacional de teatro y musica en la calle bastante chulo y animado.
Se nos agota el tiempo en el ciber y todavia debemos visitar varias p'aginas decadentes, a la par que golfillas...

pd; No hemos podido subir fotos porque no tenemos un cable usb o algo asi...

TOMORROW BRUJAS-AMBERES...VEREMOS...

domingo, julio 20, 2008

Nuestra pica en Flandes


Por fin parece que va a llegar. El miercoles nos disponemos Espejos Transparentes y yo, a irnos a un viaje bastante ansiado. Se trata de recorrernos Flandes (una región de Bélgica) en bicicleta.
Va a ser una pequeña aventura con alforjas, etc...durante 7 días.
Elegimos Flandes por su belleza, sus llanuras (según Jackes Brel y Gelik), y su logística cicloturista(carreteras, alojamientos, número de ciclistas). Esperamos visitar Bruselas, Gante, Brujas, Amberes, Malinas y Lovaina. Veremos.
A tres días de la salida, todavía quedan pequeños (y alguno grande) problemas por resolver, pero la ilusión está a prueba de bombas. Como es habitual, la forma fisica está por los suelos, pero lo daremos todo sobre el asfalto(o tierra).
Llevaba bastante tiempo rumiando un viaje en bicicleta y logré embarcar a mi fiel compañero de rutas insondables (¡¡qué grande eres!!).
Muchas preguntas nos asaltan: ¿llegaremos siquiera hasta Belgica en avión?¿lograremos montar la bici de nuevo en el aeropuerto?¿reventaremos ya el primer día con todo el peso que llevamos en las alforjas?¿nos violarán en los sitios donde dormimos?¿ganará el Tour Cadel Evans?.
Lo que es seguro es que el viaje, como todos, deparará miles de anécdotas, que serán mitificadas hasta el extremo. Que así sea.
Pd: intentaremos actualizar durante el viaje.

martes, julio 08, 2008

y si me vuelvo a caer, me levantaré


Cuando tumbo ligeramente mi bicicleta en la bajada de Botorrita, la adrenalina supura mis poros de forma salvaje, sabiendo que un día de éstos, mis huesos probarán ese quitamiedos; no será hoy. Llego a casa y soy el tipo más feliz de la tierra. Sin embargo, como en el baldosín de los bares "Hace un buen día, verás como viene alguien y lo jode", sucede algo que te saca de ese estado óptimo y te devuelve a la realidad, que no es tan mala, pero que uno siempre se empeña en verla más negra. Será que soy morenito. Pardiez.
Me enfado, me desenfado y me vuelvo a enfadar, sin motivo o con motivo, eso hoy es lo de menos, pero me decido a aprovechar todos los momentos agradables que me depara el día:
Así que mañana me levantaré sin protestar el madrugón, de hecho feliz porque voy a liberar felicidad en el baño, y sabe a gloria( ¿a que sí?); me siento al desayuno, y, en este estado, por fin, el telediario me depara dos grandiosas noticias: Han liberado a Ingrid Betancourt y no llueve en Leiza. Los dioses están conmigo. Aprovecho para llorar, y limpiar mis conductos lacrimales.
Como me tengo que ir a la cama, y ha quedado claro el motivo del post, finalizaré con unos puntos suspensivos, que establecerán la necesidad que tenemos de encontrar esos pequeños momentazos que nos dan la vida y que nos levantan de los pequeños o grandes golpes del diario rutinaje: los torreznos, las portadas de Interviu de los lunes, los comentarios de Valeriano en Radio Ebro, esos comentarios en el blog, ponerse el pijama tras la duchita o la siesta sin despertador...
Así que para empezar, no estaría mal una reapertura de Blogs de Reve y Arekusu, para aportarme ese momento de éxtasis, tras la angustia del cierre. Me lo deben, por solidaridad con el que sufre.

"Y si todo va tan bien, si todo es tan sencillo, ¿por qué este vacío que siento?"

viernes, julio 04, 2008

La Huelga de los osos polares


Acuciados por el cambio climático, los osos polares se reunieron en Asamblea, para determinar las medidas que debían tomar ante este calor sofocante que estaba derritiendo su querido hielo.

Decidieron, en votación unánime, hacer una huelga, excepto la osa Blakie, que votó en contra, por sus tendencias pro-gubernamentales. El sindicato de osos tenía mucha fuerza en el medio rural y era de tendencias radicalmente eco-zoofílicas. Además, el número de afiliados era importante, pese a la excesiva cuota sindical que pagaban.
Como primera medida, dejaron de asustar a los nuevos ricos que juegan al golf en campos de nieve. Estos ricos, al no sentir la ansiedad del peligro, ya no les gustaba este caprichito, y se fueron a dar de comer a tiburones blancos en jaulas submarinas. A su vez, estos tiburones se quejaron por el riesgo de obesidad mórbida por el exceso de alimentación, y, como protesta, se declararon también en huelga. Y, así, se creó una rueda expansiva que derivaría en el caos mundial.
Al ser un poco urgente el problema de los osos, debían tomar una segunda medida:

Solicitaron mediante demanda ante la ONU, prohibir decir todo lo que contenga la palabra oso. Al tener el copyright, se les dió la razón, y las consecuencias fueron nefastas:

Los amantes de la ópera impulsaron barricadas de partituras en las ciudades, ante la imposibilidad de escuchar el mítico y clásico "Oso lemio...". Todos los seguidores de la astronomía, indignados ante la posibilidad de nombrar a "la Osa mayor, menor..." , irrumpieron en las tiendas de juguetes, para destrozar osos de peluche; los jugueteros tuvieron que despedir a mucha gente tras la revuelta, y la situación se hacía inostenible.

Para colmo, los osos pardos, Grizzlies, y pandas se solidarizaron y dejaron de patrocinar todas las actividades, como WWF, el equipo de la NBA Memphis o algún antivirus que nunca funciona. Esta falta de inyección económica provocó miles de altercados y problemas en la distribución de alimentos de primera necesidad, como las Chispa-colas.
Los Gobiernos mundiales estuvieron reunidos durante casi tres minutos para solucionar la tremenda crisis. No encontraban remedios, ya que si subía la temperatura, no podían evitar que se deshelara los icebergs.
Entonces, y, tras una sugerencia del Principado de Andorra en coordinación con el administrador de Frigo y su Calippo (nunca un helado ha sido tan pornográfico), se halló la solución definitiva:

Se acordó la deportación de Vladimir Puttin a la zona de los osos polares; tan sólo él, con su alma helada a miles de grados bajo cero, podría hacer bajar la temperatura hasta extremos insospechados.
La única pena fué que, tras el traslado de Puttin, las empresas fabricantes de polonio se han puesto en huelga por falta de pedidos...pero eso será otra historia.



martes, julio 01, 2008

Yesterday, I had a dream...

Anoche tuve una pesadilla, soñé que era Cardeñosa y fallaba un gol sin portero que nos echaba del Mundial 78; después de ese fallo, ya llevaba puesta la camiseta de Arconada en 1984 y lo paraba todo, hasta que se me hacía un agujero en el cuerpo en el balón más fácil tras una falta de Platini, mientras los dioses Poli Rincón y Camacho me intentaban consolar, aunque lloraban casi más que yo.
Acuciado por el calor sofocante mejicano, me decidí a ser Eloy Olaya en 1986, y el belga Jean Marie Paf, me paró el último penalti…otra vez.
Decidí batir el record de partidos inútiles con la Selección y entonces me llamaban Andoni Zubizarreta, consiguiendo una vez más hacer perder a mi país Mundial tras Mundial sin parar un solo balón.
Y así me transformaba, como un camaleón en celo, en Luis Enrique, con la cara teñida de sangre, y en Raúl o Joaquín, fallando el sempiterno penalti en una gran cita…
En ese momento, descubrí que era mi pesadilla, y que sólo yo podía transformar ese sueño, así que me teñí el pelo de canas, y convoqué a la mejor selección posible, llena de buenos jugadores, sin estrellas innecesarias; decidí, en el momento preciso, ponerme un poco de gomina, ser bajito, y dar un sensacional pase de gol; yo mismo, más alto y con el pelo más rubio, llegué a ese balón imposible, sacando 5 metros al defensa en una carrera llena de una velocidad inalcanzable y una potencia brutal, y yendo a mil por hora, tener la suficiente pausa para impulsar la pelota suavemente por encima del portero alemán. Y sólo yo, que para eso era mi sueño, decidí que ese balón iba a entrar, que sí, porque ya era hora, porque me lo merecía.
En ese preciso instante, me desperté con lágrimas resbalando por mi mejilla, sin haber cortado cebolla. Cada lágrima llevaba una camiseta distinta, una era de Santillana, otra de Gordillo, otra de Maceda, de Juan Señor, de Pablo, de Jose Luis, de Alberto, de Nacho, Gabi y Pol, de cuarenta y cinco millones de españoles…pero todas las camisetas de las lágrimas tenían un denominador común: eran rojas, como el color de la felicidad suprema.