Páginas vistas en total

viernes, junio 13, 2008

La tormenta...ha llegado (por fin)


Por fin, tras muchos meses de espera, impaciencia, y misterio, se abre la Expo 2008 en Zaragoza.

Habrá críticas, pero hay que ser positivo, y pensar que han hecho obras que ni en 25 años hubieran hecho: cierre del cuarto cinturón, cercanías, tunel (inacabado) de la Ap-68, recuperación de las riberas...

Zaragoza va a acoger a multitud de hordas sedientas de turismo, así que hospitalidad (en eso los aragoneses somos medalla de oro), paciencia y buenos alimentos.

Espero que procuremos ir en andando, transporte público y en bici (en http://www.bizi-zaragoza.com/) está el alquiler de bicicletas, formidable aunque muy mejorable.

La expo espero que , al menos, cambie esa mentalidad de autocriticones que tenemos los zaragozanos, en virtud de la cual cualquier cosa que venga de fuera es mejor. Zaragoza se abre al mundo, esperemos que ya no sea sólo una ciudad de paso y muy agradable para vivir, sino una ciudad en la que los visitantes les apetezca dormir y vivirla al 100%.

La torre del agua, las paseos en la ribera, la amalgama de culturas en los distintos pabellones, el canal de aguas bravas, el acuario fluvial, el parque metropolitano, la exposición de Goya en el Museo de zaragoza, el pabellón puente, etc..., y lo que ya teníamos, que hay mucha gente que ni siquiera conoce: La Seo, la Aljafería, por dentro y por fuera, el Pilar, glorioso y mítico, el parque Grande; todas ellas son razones para empaparse de la ciudad, ya vendrán las opiniones a partir del 14 de junio, para convertir a Zaragoza en una ciudad maravillosa, en transformarla hacia un nuevo modelo, el de la ciudad sostenible, pero de eso hablaré otro día...y espero no tardar tanto en actualizar. lo siento.


pd: la verdad es que el discurso de Belloch fué espectacular, me enorgullecí de tener un alcalde así; aunque le he criticado mucho, me emocioné bastante. Gracias. y las jotas finalizando el himno de la Expo fueron también muy emotivas y espectaculares. En fin, esperemos que sea un buen preludio.


"Llegará, llegará, llegarááááá la tormenta... que anuncia el cielo"