Páginas vistas en total

viernes, abril 08, 2011

Un gesto bastará para sanarme


Algo ha hecho que cambie la percepción de la sociedad; el ritmo frenético que nos guía, el ansia creciente por llegar a todo antes, más y mejor, sin dar nada a cambio de nada, sin actos puros de ayuda. Eso es lo normal, pero esta semana ha sucedido: ese pequeño gesto que hace que todavía sea posible el cambio, la luz al final del tunel del egoísmo; como me ha llegado, os lo cuento:

Necesitaba un alojamiento para una carrera que me he apuntado y que está todo agotado en la zona desde el año pasado. Se me ocurrió dejar un mensaje en un foro especializado para ver si alguien me podía ayudar.

Una señora, bastante conocida en el foro, me llamó para decirme que me buscaría alojamiento. Al día siguiente, hablé con ella, y me dijo que el sitio que estaba buscando no lo localizaba, pero que me encontraría sitio. Tras cuatro días llamando a varios sitios, me ha localizado un muy buen sitio para dormir.

Lo más importante, sin esperar nada a cambio, sólo por el sentimiento de poder ayudar; sin conocerme, sin saber si era bueno, malo o regular. Y no sólo conmigo, me he enterado que lo debe hacer con mucha gente del foro.

Alguno podría pensar que lo hace por comisiones con hoteles, casas, etc...No, porque el alojamiento se acaba de un día para otro.

Alguno dirá que tampoco es para tanto, pero, para mí, desde luego, sí.

Sinceramente, tras tanta mierda que vemos en el trabajo, en la calle e incluso en la familia, un poco de generosidad me abre un camino hacia la esperanza.


"Quedaron atrás lo días de gloria,

el tiempo pasó pero la ilusión

hoy vuelve a brillar en el horizonte

la estrella que no creíste perder"