Páginas vistas en total

sábado, enero 23, 2010

Cría fama, y echate a dormir ( El clasismo ilustrado)


Hipotéticamente, si Juan Pérez adoptara una niña, la sociedad querría que la tratase bien, le diese cariño, etc...Si Juan se acostase con ella y acabasen siendo marido y mujer, lo más probable es que fuese procesado, vilipendiado, y, en determinados ambientes, linchado.
Si cambiamos Juan Perez por Woody Allen, seguramente oíremos la palabra genio, mago de la escena, locuaz director...Si sale el tema, que no saldrá, ningún "artista" sacará tal asunto, le exculpará inmediatamente, y no se le dará mayor importancia. Es así, imprevisto, único, le gusta provocar. En fin, un iconoclasta.
Si el autor de este blog drogase a una cría de 13 años, para luego forzarla sexualmente (¿violación, quizás?), escaparme durante años, seguramente llevaría en la cárcel una larga temporada. Si se me ocurre además hacer bien mi trabajo de fontantero, en nada afectaría a mi pena.
Ay, pero si en vez de fontanero, soy director de cine, seguramente habría cientos de compis supermajetes de profesión que saldrían a manifestarse: pobrecito, han pasado muchos años.
Los mismos años que esperamos a enganchar a Pinochet. Ay, no, que es que éste era muy malo, genocida. Correcto, pero ambos delitos son penados y a mí me parece que son graves.

Moraleja: Voy a hacer una canción, que sea hit y profunda o una peli elitista , pero con amplia recaudación, y luego seguro, seguro, seguro, que me ligo a mi vecina del quinto, que me escupe con la mirada. Se va a enterar, ahora soy un artista.
Como diría Forges, ¡¡país!!

Mitificaciones: Onésimo Sánchez


Seguramente, el jugador que mejor ha regateado de la historia del fútbol, con el permiso de Garrincha, al que no ví jugar.
Onésimo fué un crack. Criado en el Valladolid, pasó por Cádiz y Barsa. Allí coincidió con Cruyff de entrenador que pronunció esta gloriosa frase en un descanso:

"–Sal, tienes 25 minutos para solucionar esto, o saco a Alexanko.

"Onésimo, cejijunto, frunció el ceño y entró de pecho, como el maletilla que salta las cercas en la noche para hacer lunas. En dos minutos, quebró a un defensa, a dos, y forzó un córner. En dos más, dejó atrás a otro jugador del Anderlecht en la izquierda, la banda preferida de los iconoclastas, de los diferentes, y centró para que Julio Salinas alimentara a una grada a la que antaño le bastaba con la esperanza".

Pese a ello, no triunfó en el Barcelona, por su mala uva, carácter displicente, y sobre todo, por regatearse a todos tres veces antes de tirar o pasar (esto último, poco).

Tras ese fugaz barcelonismo, pasó por Rayo, Sevilla y, de nuevo, Valladolid, entre otros.Seguramente, si hubiera ido a un Mundial, lo hubiesemos ganado. Era mágico, nunca sabías por donde iba a salir. eso sí, también le gustaba comer en abundancia.

Aquí, les dejo una entrevista actual.

En fin, sirva este homenaje para hacer algo de justicia, ya que hay algunos que llevan 1000 partidos y todavía no han regateado ni a Alkorta. Sí, me refiero a Raúl.

domingo, enero 03, 2010

Mitificaciones: Jesús Calleja


Jesúa Calleja es un aventurero, aquel hombre que hizo de su pasión, el trabajo, y de su trabajo, virtud. He de decir que primero me parecía algo pesado y exagerado, pero me ha ido cautivando, al extremo de merecerse esta mitificación.
El último programa, llevarse a unos "pardillos" (gente no profesional y ni siquiera grandes deportistas) al Himalaya para subir una montaña (el pico sin nombre) me parece antológico.
Desde las broncas que les echa, los consejos, cómo se dá cuenta de los piques entre ellos, los comentarios sublimes sobre la montaña, la soledad y Oriente/occidente, como decae la moral de los partcipantes conforme se les agota la musculatura...todo ello hacen un programa espectacular, entretenido y educativo.
En ese programa hubiera dado dinero por participar y eso que la escalada con cuerda no me llama nada ("Vértigo:que el mundo pare..."). Pero si hay algo que me cautiva es EL ESPÍRITU DE SUPERACIÓN, pero no con la competitividad como meta , sino como motivación para el fin último del ser humano: SER FELIZ.