Páginas vistas en total

martes, noviembre 27, 2007

A punto de irme a freir espárragos


Algunas personas cantan para alejar los males, o, simplemente, para alejarse de la realidad.
Los locos también mienten, mientras los cuerdos nunca dicen la verdad.
La esperanza es tu esperanza y el egoismo siempre triunfa.El ser bondadoso no existe. Ergo, alguien me odia. De momento, tengo candidatos. A ver quién envida más. La bondad sí fluye, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma (en actos u omisiones).

Y recuerda lo más importante: Hidratate o muere.

martes, noviembre 20, 2007

Reflexiones sinceras

"Imaginate, vas corriendo camino del canal, te sientes fuerte, potente, como si fueses imparable, es una sensación agradable, tus piernas van a un ritmo constante, tu respiración es acompasada y tus pulsaciones son buenas.
Estas tu solo, tu contra el camino que tienes enfrente, y te da por pensar, pensar cosas que no se te habrían ocurrido antes, como por ejemplo cuando coño van a segar la hierba que va por el canal y que te tienes que tragar cada vez que quieres adelantar a ese par de abuelos.
Esas cosas sencillas que antes no te preocupaban.
Para mí lo mejor es cuando notas que tus fuerzas flaquean y empiezan esos dolores clásicos, una punzada en el talón, esa ampolla que te duele, ese japo que no sale o el sempiterno flato y entonces y solo entonces empiezas a preguntarte porque haces eso y te convences que es por tu bien, para estar en forma, para demostrarte a tí mismo que puedes ser un Luc Van Lierde y que debes sufrir y por eso sigues corriendo, pero más adelante necesitas más motivación y miras a los corredores de delante y te imaginas que estas en una carrera y que debes ganar y que no bajarás el ritmo hasta que los adelantas.
Y justo cuando piensas que no puedes más se produce ese momento mágico que tus piernas van solas, que el cansancio desaparece y que si te lo propones podrías llegar hasta cadrete, esa sensación es mágica para mí, una marivilla que me encanta descubrir de mi cuerpo, que me impulsa a salir a correr, o a coger la mancuerna de 12kg, el llegar mas lejos, mas fuerte, el superarme, mi placer personal el enriquecimiento por dentro que se manifiesta hacia afuera.
El desarrollo personal, solitario y de uno mismo para uno mismo, eso es un placer y lo que digan los demas que se quede a un lado, porque se que no hundo marcas pero los records estan en mi interior."

pd: El texto es de un amigo, pero a falta de originalidad, he recuperado este texto que me escribió un amigo, porque es espectacular.

jueves, noviembre 08, 2007

Los listos...y su pertinaz presencia

Los listos son esa estirpe que todos conocemos. Los que se acercan en el peor momento para decir una de sus frases mágicas: "Te lo dije". Son aquellos que saben de todo, ellos saben como ganar más dinero que nadie (pero sorprendentemente no lo hacen), saben de las últimas tecnologías y lo que tú aprendes a base de esfuerzo, ellos ya lo deben conocer de nacimiento.

También se les conoce por otros sobrenombres como "los enteradillos" o "resabidos". No trabajan , pero te hablarán del cemento como el mejor encofrador. No estudian, pero se conocen la Ley mejor que el Juez Dredd.
Siempre tienen los mejores consejos (que nunca se los aplican). Son los típicos, que cuando se organiza cualquier acto con antelación, nunca hacen, ni proponen nada, y, en el último instante, cuando está todo decidido, saltan: "podíamos hacer esto otro, sería mejor". Siempre propuestas irreales a esas alturas, por supuesto; el caso es joder. Y si algo sale mal, ellos estarán dispuestos a ejercer su poder de crítica destructiva con el inefable: "ya lo sabía yo...".
No me gustan las personas destructoras, amo la constructividad, gente que siempre está dispuesta a echar una mano, por encima del "jetismo" de los listos, que se suelen aprovechar siempre.

Contra esta gente(uza), el grandísimo Marcial Ruiz Escribano ha dado con la solución para librarse de ellos; ¿cual? al final del impresionante video.

lunes, noviembre 05, 2007

Felicidades


Simplemente decir que me alegro mucho por Ana y Jl. Porque sí, porque se lo merecen, porque son mis amigos, porque son muy majos y les quiero. Y además, fué la excusa perfecta para corrernos una juerga de antología.
Va por ellos. ¡Salud!
Ala pues, ya está.